20/04/2018.

Y las tres grandes crisis de la Doctrina Monroe

Doctrina-Monroe (1)Desde el siglo XIX, EEUU pretendía reservarse el derecho de dominio sobre Latinoamérica y el Caribe, así lo hizo evidente James Monroe, el 5to presidente de esa nación, en su discurso, donde estableció las bases para bloquear las pretensiones hegemónicas de potencias europeas sobre la región.

Comprender los basamentos históricos de lo que conocemos hoy como Sistema Interamericano, creado con la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1948, y ubicar este mecanismo de integración como una etapa del desarrollo histórico de la Doctrina Monroe, nos permitirá comprender y hasta predecir las próximas acciones del Departamento de Estado para América Latina.

De Lima (2018) a Punta del Este (1962): refuerzo del unilateralismo

Hagamos un ejercicio de análisis cronológico de la época actual, hacia el pasado, a pesar de que suene extraño recordemos que la historia, así como el tiempo, no tiene un desarrollo lineal, sino circular, por lo tanto si lo analizamos desde este ciclo histórico hacia atrás, podemos darnos cuenta de nuevos elementos que a lo mejor el análisis tradicional de la historia lo suele opacar.

Al día de hoy, existe una buena cantidad de gobiernos de países latinoamericanos y caribeños, cumplen las líneas del Departamento de Estado, por ejemplo con el reforzamiento de las políticas de aislamiento a Venezuela, e incluso en el caso de las recientes acciones militares de la OTAN sobre Siria [1].

Esta demostración de alineamiento político regional con Norteamérica, lo observamos en la recientemente clausurada VIII Cumbre de las Américas realizada en Lima, espacio donde el vicepresidente Mike Pence, realizó una serie de reuniones bilaterales e incluso atendió a la oposición venezolana para estudiar la imposición de más sanciones a este país.

La agenda oficial de la Cumbre obvió las judicializaciones a líderes populares como en caso de Ecuador, Brasil y Colombia, así como los cientos de activistas políticos de izquierda, asesinados.

Nacimiento de la Cumbre

La Cumbre de las Américas nació con la intención de consolidar el mencionado Sistema Interamericano bajo el cual EEUU lograba legalizar su dominación a través del derecho internacional.

doctrina-monroeEn 1994 se celebró la primera Cumbre de las Américas en Miami con el objetivo principal de consolidar un único macro Tratado de Libre Comercio (TLC) [2] el cual se comenzó a implementar ese mismo año con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por México, EEUU y Canadá. Este mismo acuerdo se intentó expandir por todo el continente en la III Cumbre de las Américas realizada en Canadá en 2001, donde se propuso oficialmente el ALCA.

La Cumbre de las Américas puede decirse que es una etapa en el desarrollo histórico de la Doctrina Monroe, la cual pasó por numerosas reconfiguraciones, una de las más importantes, fue la de 1904 donde sufre un cambio sustancial, pues a partir del Corolario Roosevelt, la política exterior de EEUU toma un carácter más agresivo y se reserva el derecho de intervención en asuntos internos de otros Estados con el pretexto de defender los intereses de los países de la región en contra de influencias extracontinentales a pesar de que en realidad ejecutan la “política del Garrote” para cumplir los suyos propios.

No obstante, es el Sistema Interamericano es la actualización que ha tenido mayores grados de efectividad y perdurabilidad, pues ha garantizado por 70 años la protección de la influencia de los EEUU por encima de otros actores en el concierto internacional.

Tenemos como ejemplo práctico, la realización en Punta del Este, Uruguay, de la 8va reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, convocada por el Consejo de la OEA a fin de aislar a Cuba que representaba una “amenaza” pues cumplía los intereses de potencias ajenas a la región, y fungía como promotor del comunismo [3].

Así como en Punta del Este en 1962, 56 años después, la Cumbre en Lima funge como órgano ejecutor del Departamento de Estado, para consolidar el sistema de dominación del hemisferio, aislando sistemáticamente a gobiernos que no se alinean a la política del Departamento de Estado y además permite a la administración Trump, refrescar su presencia militar en la zona con países como Colombia, Ecuador y Argentina [4].

A pesar de ello, el “América para los americanos”, como se resume el principio básico de la Doctrina Monroe, está pasando por diversas dificultades. Podemos decir que esta doctrina injerencista ha tenido tres grandes crisis y actualmente estamos viviendo la 3era. Las mismas las analizaremos esta vez de forma cronológica a la manera ‘tradicional’.

Etapas de las crisis de la Doctrina Monroe

  • 1era Etapa 1830-1890

Desde mediados del siglo XIX, tenemos como ejemplo la ocupación de Reino Unido sobre la Guayana Británica, en 1831 y las Islas de las Malvinas en 1833, el bloqueo de Francia e Inglaterra al puerto del Río de la Plata entre 1845 y 1850, luego, con la restauración parcial en la República Dominicana entre 1861 al 1865, paralelamente se dio la intervención francesa en la formación del Imperio de México en 1862 donde se impuso al austríaco Maximiliano como emperador.

Ya a finales del siglo XIX, Reino Unido nuevamente realizó un intento de colonización en la Costa Mosquitia en Nicaragua en 1895 y el bloqueo naval al gobierno de Cipriano Castro en Venezuela, apoyado por Francia e Italia en 1902 a 1903.

¿Qué pasaba internamente en los EEUU?

Estaba desarrollando su capacidad Industrial en el Norte del país, mientras el Sur se negaba a abandonar el sistema esclavista y latifundista, cuya elite se beneficiaba de las grandes rentas por los productos de la actividad agropecuaria.

Ambos sistemas llegaron a altos niveles de incompatibilidad desde la década de los 40, con la Fiebre del Oro y la anexión de más de la mitad del territorio de México en el 47, hasta que después en la Guerra Civil entre 1861 y 1866, se impusiera el sistema industrial del Norte acoplándose así definitivamente el sistema capitalista en el país.

  • 2da etapa 1950-1980

Durante la Guerra Fría hubo dos casos de actuaciones de potencias extra continentales, en la región.

Efectos-políticos-de-la-guerra-fría-y-la-revolución-de-cubaEl primero es el apoyo de la URSS a diversos movimientos de liberación nacional y otros grupos antiimperialistas y comunistas en países como Nicaragua, Salvador, República Dominicana, Granada y el caso más paradigmático, Cuba, donde el M 26 logró realizar la revolución cubana en 1959.

El segundo caso, es la invasión del Reino Unido nuevamente a las Islas Malvinas en 1982, durante la cual la respuesta de EEUU, dejo mucho que desear pues se comprobó que el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), firmado en 1947, solo fungía para servir a los intereses unilaterales de los EEUU que lograba por esta vía, legitimar su dominación a través del marco del derecho internacional, como ya lo mencionamos, entendemos el Sistema Interamericano como una nueva actualización de la Doctrina Monroe.

  • 3era etapa: 2001- ¿ ?

Podemos atrevernos a sugerir una tercera etapa en cuanto a los casos en los que los principios de la Doctrina Monroe han sido puestos de lado; esta se encuentra en el marco de la actual ‘Guerra Fría 2.0’ que está surgiendo con el choque de intereses de EEUU con los de Rusia y China. China ha logrado ser uno de los principales aliados comerciales de los países de la región caribeña y suramericana, Rusia por su parte, ha logrado consolidar relaciones estratégicas con Venezuela, Cuba, Bolivia y Ecuador, y un acercamiento importante con países como Chile, Argentina y Brasil, etc.

Conclusión

Las piezas se están moviendo para una nueva aplicación de la política del ‘garrote’ de la potencia norteamericana, se acercan las elecciones presidenciales en Venezuela y ya varios gobiernos integrantes del Grupo de Lima, declararon que no van a reconocer las elecciones, sin mencionar las declaraciones de altos representantes de Europa y EEUU que dejan en evidencia el contraataque. ¿Qué pasará los días previos y luego del 20 de mayo?

Sin embargo, no todo está acabado, a diferencia de 1962, cuando el Sistema Interamericano no tenía ningún contrapeso, actualmente existen mecanismos de integración alternativos como la ALBA-TCP, Petrocaribe, UNASUR, CELAC, que cumplen un papel importante en equilibrar las relaciones de fuerza dentro del continente americano.

Menos existía la contra-Cumbre o la Cumbre de los Pueblos, que sirve como una oportunidad de articulación de diferentes movimientos sociales que logran elevar su voz disidente en contra del imperialismo [5].

Igualmente tenemos que resaltar que es la primera vez que China y Rusia tienen un acercamiento tan importante a Latinoamérica y el Caribe, ya que ven esta región como un buen destino para sus inversiones, que representa alrededor de 7.6 % en el PIB mundial.

A diferencia del mundo bipolar donde las fronteras de cada polo se encontraban claramente marcadas, a razón también del choque de dos sistemas políticos y económicos antagónicos, en el surgimiento de este orden multipolar, esa división no está definida.

Puesto que no existe un sistema que le haga contrapeso al capitalismo, todos los actores en el concierto internacional se encuentran articulados por la globalización y las zonas de influencias incluyendo los ‘espacios vitales’ se encuentran en disputa.

Fuentes:

Fuente: alainet.org

Anuncios