Pensamiento Crítico XXI

Un espacio de encuentro de conciencias para la formación-acción-transformadora

Acerca de

IMG_20171211_152733 EA-2Elizabeth Alves Pérez

Soy arquitecta de profesión inicial y docente-investigadora social, formada en la lucha social comunitaria siempre con grandes retos y desafíos, donde todo aprendizaje cobra significado y valor para compartir y ser mutuamente solidarios; y donde podemos descubrir la existencia de una sabiduría popular que supera cualquier aula universitaria.

Me gradué de Arquitecta en la Universidad Central de Venezuela (1976), y me inicié como docente universitaria de manera inmediata, por lo que realicé un Magister en Evaluación en la Universidad Experimental de Guayana (1990) y, posteriormente, me hice  Doctora en Educación en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (1998). Este año (2018) me doctoré  en Ciencias Políticas y de la Administración y Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid. Cada estudio universitario se ha dado en un contexto personal de necesidad de de crecer intelectualmente para aportar al proceso de transformación social.

Mi carrera como docente universitaria e investigación social la he combinado con el compromiso irrenunciable de lucha por un cambio social de raíz. Esto me ha permitido participar en distintos movimientos populares en lucha (estudiantes, profesores(as), campesinos(as) y de organizaciones urbanas) y con colectivos de trabajadoras y trabajadores industriales de las empresas básicas, portuarios y de empresas estratégicas de servicio. Ya iniciado el siglo XXI tuve la oportunidad de participar activamente, por diez años consecutivos, en la administración y planificación de políticas públicas y desarrollo regional, desde una perspectiva de cambio social revolucionario. Esto me dejó una experiencia de vida incalculable donde pude integrar todos mis conocimientos profesionales y de vida, que inmediatamente se convirtieron en nuevos retos intelectuales y políticos.

Todas mis publicaciones han combinados mi pasión por la planificación del espacio, la educación popular y la teoría-crítica emancipadora.

_______________________________________

 images-1-luis-primo-mitin-en-lwu-local-34-hall-en-san-francisco3.jpgLuis Primo López

Algunas cosas que deben saber, por si alguien le interesa

A lo mejor, mismamente, de lo mismo, siempre llega la novedad.

Joao Guimarães Rosa, Lunas de miel

No hay nada más difícil que hacer una reseña de uno mismo. Porque uno no sabe por dónde empezar ¿Cuándo nací?  ¿Será cuando descubrí que era explotado por el primer patrón que tuve? Así sea, tal vez, porque allí descubrí que todo me lo querían imponer, y eso no estaba dispuesto a consentirlo.

Pero el conteo al revés. Mi vida, descubrí. Trate de convertirla en lucha contra todo lo injusto que veía en esta sociedad, que me daba mal sabor…de vida y por supuesto, luchar con toda mi gente, que lucha mucho mejor que yo, por un mundo bonito, que sí es posible, siempre es posible.

En los años 70 me gradué de Ingeniero Civil, no por la propaganda de Maltín Polar (“cuando sea grande quisiera ser ingeniero civil”) sino porque creía que podía desarrollar una actividad social con las comunidades, y así lo hicimos, claro en lo que pudimos.

En los años 80 estaba trabajando en el Metro de Caracas y nos metimos en un proyecto: rescatar el Sindicato de Trabajadores del Metro de Caracas. Fui Secretario de Cultura y deportes, Organización y por ultimo Secretario General. Durante los diez años que estuve en la actividad sindical desarrollamos con un gentío de trabajadores un sindicato gestionado por nosotros mismos, mediante la desconcentración del poder que tenía la Junta Directiva en esa época.

Cuando salí del sindicato en el 97 venia Chávez pa’ encima y me metí, de frente, en ese tren rojo. Trabajamos con mucha gente en el Frente Nacional Constituyente de las Trabajadoras y Trabajadores. Con otras muchas compañeras y compañeros, fundamos la Fuerza Bolivariana de Trabajadores. Desde el Ministerio del Trabajo, desarrollamos un acompañamiento con los trabajadores y trabajadoras en la recuperación de las empresas que ellos mismos tomaron (2003-2004). Después, con un grupo de camaradas nos metimos de frente en la Fundación para la Formación Socialista de los Trabajadores Daniel de León (2007-2008), adscrita al Ministerio del Trabajo, donde desarrollamos procesos amplios de formación desde la clase trabajadora, desde sus experiencias de lucha.

Con un montón de trabajadores y trabajadoras de las empresas básicas y con el acompañamiento de Chávez y su gobierno, cuando expresó “me la juego con los trabajadores” ¿se acuerdan?, creamos el Plan Guayana Socialista (2009-2012). Allí desarrollamos procesos para la conformación del control obrero en las Empresas básicas. Realizamos una propuesta, solicitada por el Ministro de Planificación, sobre el Centro de Formación Ideológico-Político de los trabajadores y trabajadoras de Guayana (septiembre, 2009). Luego con otros camaradas, conformamos el Equipo 9 de Formación del mismo Plan y desarrollamos procesos de formación, mediante investigación-acción-transformadora y participante, que nos permitió prepararnos para conformar los Consejos de trabajadores y realizar el control obrero en las empresas básicas de Guayana.

A partir de esta experiencia numerosos camaradas creamos el Movimiento Nacional por el Control Obrero y Consejos de Trabajadores y Trabajadoras en donde realizamos varios encuentros que permitieron conocer, a nivel nacional, las diferentes experiencias de la clase obrera en los procesos de participación, control obrero y gestión directa de la producción. También he realizado algunos artículos donde expreso la experiencia de lucha, como trabajador en las diferentes situaciones que me involucré.

Una vez, el revolucionario marxista Ted Grant preguntó, cuáles eran las cualidades más importantes que se necesitaban para ser un revolucionario y dijo: el sentido de la proporción y el sentido del humor. El sentido del humor creo haberlo conseguido en este tiempo vital, pero el sentido de la proporción; eso de comprender qué es posible o imposible en un momento determinado; aprender el ritmo de la historia e intentar seguir sus pasos; entender cómo se mueven nuestros trabajadores y adaptarse a su movimiento, sin perder en ningún momento las perspectivas generales y los principios; creo que todavía me falta mucho. Esto implica, por un lado, un conocimiento profundo del método histórico-dialéctico, de una visión abierta del mundo que nos rodea sin escamoteos “intelectuales”, y por el otro, la experiencia necesaria que te da palpar y sentir a nuestra gente y a ese movimiento obrero-popular que se expresa; pero siempre con la sabiduría de no creerse sabio. Esto es una vocación experiencial humana única y no se puede aprender en los libros, ni en las academias sino, y solamente, en nuestra propia praxis, se construye durante todo nuestro proceso de vida y aún, estoy en eso.

_____________________________

Anuncios